La Cruz Peregrina
de la JMJ

La cruz de madera, hoy conocida como “Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud” se fabricó en 1983 por el comienzo del Año Santo de la Redención (25/03/1983 – 22/04/1984). Durante la celebración de apertura del Año Santo, los jóvenes entraron con dicha cruz en la Basílica de San Pedro en la que permaneció todo el Jubileo. Se colocó junto al sepulcro de San Pedro y estuvo presente en las celebraciones acompañando a grupos de peregrinos que visitaban el Vaticano. Entre ellos no faltaron los jóvenes: representantes de los movimientos y comunidades que juntos respondieron a la invitación del Santo Padre. Fueron ellos los que habían pedido al papa que se les entregara la cruz tras la finalización de las celebraciones. El Santo Padre atendió la petición y el Domingo de Resurrección les entregó la Cruz del Jubileo.


La Primera JMJ se celebró el Domingo de Ramos.


Este acontecimiento fue el comienzo no sólo de la peregrinación de la cruz por todo el mundo, sino también del anuncio de la Jornada Mundial de la Juventud, es decir, el encuentro durante el cual los jóvenes que en primer lugar experimentan personalmente el misterio de la Redención del hombre y luego la llevan por el mundo a sus contemporáneos, familias y compatriotas. Por eso, la primera Jornada Mundial de la Juventud (hasta hoy la Jornada de la Juventud en las diócesis) se celebró el Domingo de Ramos, como entrada de la Pascua.

Al Principio


Los jóvenes llevaron la cruz a su casa, es decir, al Centro de San Lorenzo, la casa de los jóvenes fundada por San Juan Pablo II en el Vaticano. La cruz estaba ahí de manera permanente y desde ahí, era llevada por los jóvenes. Primero, al Día de los Católicos en Alemania (1984) y luego a otros países europeos.
 
 
 

Datos Importantes de la Cruz

La cruz ha estado hasta hoy, en todos los continentes e incluso en países de guerra y conflicto.
Junto a ella se ha rezado en el lugar del golpe al World Trade Center en Nueva York.
En Ruanda, que luchaba con los efectos de la guerra civil sangrienta.
Ha visitado la sede de la ONU como también pequeñas escuelas, hospitales y cárceles.
 

Icono de Nuestra Señora
Salus Populi Romani


El icono de Nuestra Señora Salus Populi Romani pertenece a la imagen de la Virgen venerada con mayor devoción en Italia.
El apodo "Salvadora del pueblo romano” remonta su origen a los acontecimientos de los finales del siglo VI, cuando los habitantes de Roma sufrían por causa de una peste.

Primera aparición en la JMJ



Tres años después, durante la Jornada Mundial de la Juventud celebrada a nivel diocesano, el Papa animaba a los jóvenes para que se acercaran más a Jesús por medio de su madre. En su homilía de la Jornada Mundial de la Juventud del 2003 dijo:
"La Virgen María les es dada para ayudarlos a entrar en un contacto más sincero y personal con Jesús. Con su ejemplo enseña cómo mirarlo con amor a Él, quien nos amó a todos como el primero".

La Jornada Mundial de la Juventud es acompañada por sus símbolos:


En el año 590 el Papa Gregorio Magno, mientras llevaba la imagen de la Virgen Protectora del Pueblo Romano (Salus Populi Romani), precediendo una procesión suplicante por la salvación de la ciudad, divisó a un ángel en el cielo que estaba escondiendo la espada de castigo. Al poco tiempo, la peste cesó.
Hoy en día, el icono original se encuentra en la Basílica Santa Maria Maggiore. El Papa Francisco también suele comenzar y terminar sus peregrinaciones, visitando la basílica.
El Papa obsequió a la juventud la réplica del icono para que viajara junto con la cruz por todo el mundo. Al mismo tiempo, con este gesto comunicó su testamento: el lema "Totus Tuus" que se transmite a las siguientes generaciones de los jóvenes con la ayuda de Nuestra Señora "de la Jornada Mundial de la Juventud".
En 1987 en Buenos Aires tuvo lugar la II Jornada Mundial de la Juventud (primera fuera de Italia) y en aquel entonces por primera vez se llevó la cruz fuera de Europa, dando comienzo a su peregrinación por todo el mundo.
El Domingo de Ramos, 9 de abril 2017 en Roma, el Papa Francisco entregó los signos a los jóvenes panameños y así empezó la peregrinación de la cruz y del icono por las diócesis de Panamá y posteriormente lo hará por otros países de América.

¡SIGUE LA RUTA DE LOS SÍMBOLOS DE LA JMJ EN HAITÍ!